VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo mejorar tu relación con la comida y cuidar tus curvas con amor

Las emociones tienen todo que ver con la forma en que te alimentas, ¡aprende a manejarlo!

Cómo mejorar tu relación con la comida y cuidar tus curvas con amor
Shutterstock
02/01/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Cuando inicia un nuevo año muchas tenemos el propósito de “bajar de peso”, pero lograrlo no es solo cuestión de hacer dieta y ejercicio. Para alcanzar tal objetivo debemos ser conscientes de cómo las emociones influyen en nuestra forma de alimentarnos. Lo más importante es mejorar la relación con la comida para cuidar nuestras curvas a partir del amor. 

Cuidar el peso no solo es cuestión de calorías, porciones o evitar los carbohidratos, también tiene mucho que ver con la mente y el corazón. Los tratamientos integrales para adelgazar hacen énfasis en los sentimientos que asociamos con la comida.

Hacer dieta puede ayudar por un tiempo, pero si queremos un cambio a largo plazo debemos modificar la forma de percibir la comida.

 

Toma nota de todo lo que puede estar pasando en tu cabeza para que acumules kilos de forma inconsciente.

1. ¿Qué sentimientos asocias con la comida?

Es muy común que las personas coman por motivos que nada tienen que ver con el hambre. Hay quienes comen cuando se sienten tristes como una forma de consuelo, o también cuando están felices para celebrar. También están quienes se privan de comer, ya sea por miedo a subir de peso, culpa o vergüenza.

No sólo conviene meditar en los sentimientos que te llevan a comer de más, sino también en los que se generan después de comer: ¿te sientes más contenta o aliviada?, ¿te sientes recompensada?, o bien, ¿sientes culpa, tristeza o frustración?

En algunas terapias recomiendan llevar un diario para apuntar lo que comes y qué sentimientos tienes en ese momento. Después de unos días tal vez notes un patrón de causa-consecuencia y será un buen punto de partida si quieres hacer cambios.

 

2. ¿Qué piensas cuando piensas en comer?

Como ya dijimos, la comida nos produce sentimientos, pero también nos hace pensar mil cosas. Cuando vas a comer, ¿qué frases te vienen a la mente? La comida es un tema delicado para quienes tenemos conflictos con el peso, pues quizá cada bocado nos hace recordar las cosas hirientes que nos han dicho: apodos, sobrenombres, críticas, burlas, etc. ¿Quién puede disfrutar así?

La comida es una necesidad, pero también un placer del que muchas curvy nos privamos por diferentes motivos. A veces evitamos comer algo delicioso por miedo a engordar, o lo comemos y nos sentimos culpables. 

Cuando te encuentres con un dilema de estos, lo que debes responderte es ¿qué me hará sentir peor, privarme de esto o darme el gusto? Si soltar ese pastelillo es un enorme sacrificio para ti y vas a pasar todo el día pensando en él, entonces cómetelo. Recuerda que reprimirte demasiado puede detonar una crisis en la que acabes comiendo compulsivamente. 

Por otro lado, si comerte el pastelillo te hará sentir culpable y te vas a regañar durante varios días, entonces déjalo y retírate. Para algunos, romper un poquito la dieta significa tirar todo por la borda. Lo mejor es aceptar la recaída, perdonarte y retomar tus hábitos saludables en la siguiente comida. 

 

3. Debes saber por qué y para qué quieres adelgazar

Para que esto funcione, debes tener muy claro por qué quieres perder peso. La mayoría queremos adelgazar para vernos mejor, por salud, para encontrar el amor (aunque está probado que no tiene nada que ver), por aceptación social, para que nos tomen más enserio en el trabajo, para entrar en un vestido fabuloso, para sentirnos bien con nosotras mismas y mil razones más. 

¿Y sabes qué? ¡Todos los motivos son perfectamente válidos! Sin embargo, esa razón debe ser suficientemente importante para convertirse en un motor, algo tan poderoso que evite que desistas y siempre sepas que tu esfuerzo vale la pena. Recuerda que siempre el mejor motivo eres tú misma.

Mira también: Por qué “hacer ejercicio” es el peor propósito de Año Nuevo

Cambiar nuestra forma de ver la comida es un proceso complicado que lleva tiempo. Debes empezar con pequeños pasos que te lleven a ser más consciente de cómo funciona tu mente. Así te conocerás mejor y podrás aceptarte, sanarte y lograr todo lo que te propongas.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Comparte en:

Notas relacionadas