VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
9 Molestias casi desconocidas del embarazo

9 molestias casi desconocidas del embarazo

Cuando vas a ser mamá aparecen síntomas que ni sabías que existían

17/01/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

La mayoría de las personas ubicamos los típicos síntomas del embarazo: náuseas, vómito, dolor de espalda, etc. Pero cuando vas a ser mamá aparecen otras molestias casi desconocidas y que te pueden tomar por sorpresa.

 

 

 

Durante la gestación ocurre una auténtica revolución en nuestro cuerpo y pasan cosas que ni nos imaginábamos. Así que toma nota de estos síntomas de los que nadie habla pero que son súper comunes:

1. Salida de leche o calostro

Uno de los primeros síntomas del embarazo es la hinchazón de los pechos por el aumento de hormonas como la progesterona, estrógenos, relaxina y la prolactina. Esta última estimula la producción de leche en las glándulas mamarias para la lactancia.

El aumento de dicha hormona puede provocar pérdidas de leche o calostro antes de que nazca el bebé, cerca del cuarto o quinto mes de embarazo, aunque son más frecuentes en el último trimestre. Estas pérdidas son normales e indoloras.

2. Inflamación y sangrado de encías

Es el resultado del aumento en el flujo sanguíneo y los cambios hormonales. Si tus encías están irritadas y sensibles, y sangran cada vez que te cepillas los dientes o te pasas el hilo dental, es probable que tengas gingivitis.

Esto es un problema común durante el embarazo, pero hay que tratarlo para evitar complicaciones, como por ejemplo, un parto prematuro.

3. Pérdidas de orina

Durante la gestación ocurren las pérdidas de orina cuando la vejiga está llena y se realiza algún esfuerzo físico, se estornuda, tose o ríe a carcajadas. La incontinencia es resultado de la disminución en la capacidad de la vejiga y la presión que ejerce el útero sobre ésta. Así que entre más avanzado esté el embarazo, más frecuentes serán las pérdidas de orina.

 

 

 

Además, debido al peso que debe soportar el suelo pélvico, este se debilita y es más complicado contraer los músculos para aguantar la orina. Se recomienda hacer ejercicios Kegel durante la gestación para fortalecer los músculos pélvicos y así evitar la incontinencia antes y después del parto.

4. Sangrado nasal

Las hemorragias nasales durante el embarazo son consecuencia del aumento de flujo sanguíneo. Esto hace que los vasos sanguíneos de la nariz se lesionen o se rompan, dando lugar al sangrado nasal.

5. Exceso de sudor

Es más frecuente en el tercer trimestre que la sudoración se vuelva más abundante y con un olor más fuerte. Este cambio puede deberse a que la mujer retiene más líquidos y estos se eliminan a través del sudor. También podría ser por el aumento del flujo sanguíneo, que provoca una subida de la temperatura corporal y por tanto, mayor sudoración. En cuanto al fuerte olor, podría decirse que es por las alteraciones hormonales.

6. Indigestión

Es común sufrir indigestión en el segundo y tercer trimestre de embarazo: te sientes con el estómago muy lleno, inflamada, con gases o tienes acidez. Esto pasa en parte porque los órganos están contraídos y tienen poco espacio. Además, el aumento de hormonas como progesterona y relaxina hace más lentos los movimientos gastrointestinales, provocando una digestión más pesada.

 

 

 

7. Ronquidos

Los ronquidos son más frecuentes en el tercer trimestre, se estima que alrededor del 30% de las mujeres roncan en algún momento de su embarazo. Esto ocurre cuando las vías respiratorias se obstruyen y no puedes respirar adecuadamente. Por eso es normal que además tengas la nariz congestionada.

8. Más vello corporal y facial

Esto es causado por la producción de las hormonas androgénicas (masculinas) que se producen sobre todo en el primer trimestre de gestación. La mayoría del vello extra desaparecerá de 3 a 6 meses después del parto. Mientras tanto puedes echar mano de las pinzas para depilar, cera o máquinas. Evita los decolorantes químicos o cremas depilatorias, ya que los componentes son absorbidos a través de la piel, pues aunque no hay estudios que indiquen que puedan afectar al bebé, es mejor prevenir.

9. Te crecen los pies

Según un estudio realizado por el Departamento de Ortopedia de la Universidad de Iowa y publicado en ‘American Journal of Physical Medicine & Rehabilation’, el 70% de las embarazadas sufre cambios permanentes en sus pies. Se estima que el pie puede crecer entre 2 y 10 milímetros, es decir, entre medio y un número más de calzado. Este aumento es más evidente en el primer embarazo.

Si presentas algunas de estas molestias no debes preocuparte, estas son normales y las sufren muchas mujeres. Sin embargo, siempre es bueno comentarle a tu médico cada síntoma que tengas para estar tranquila y que te ayude a controlarlos.

 

Con información de Maternidad Fácil.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas