Revista Veintitantos

  • Al vecino...
    Pasión y Sexo

    Dejamos de besarnos y nos miramos casi hipnóticamente, sin dejar de tocarnos...

  • La cuenta pendiente
    Pasión y Sexo

    Entraba y salía de mí a un ritmo perfecto, con cada entrada yo me humedecía más...

  • Noche de oficina
    Pasión y Sexo

    Su mirada estaba llena de deseo y excitación, la respiración de ella hacía que sus senos se levantaran rítmicamente...

  • El regreso
    Pasión y Sexo

    Sus besos eran tan sensuales que parecían un coito en sí mismos.

Páginas

Confiésate