LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

IG Meghan Fox
Meghan Fox

Meghan Fox sufrió colapso mental tras filmar esta película

La actriz cayó en crisis por ser hipersexualizada desde que era menor de edad

20/09/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

A finales de los 2000, Megan Fox era una de las actrices más populares de Hollywood. Su impactante belleza y sexy actitud la colocaron en un pedestal, pero esas mismas cualidades también la llevaron a un colapso mental tras filmar una película en específico.

Tras ganar fama en Transformers, en 2009 Megan protagonizó la cinta Jennifer’s Body (Diabólica Tentación). Sin embargo, la cinta cargada de terror y escenas candentes recibió crueles críticas, al punto que Fox terminó hundida en una crisis psicológica que la alejó de las cámaras.

Ahora que la cinta cumple 10 años, Megan publicó una foto en Instagram donde aparece con cristal de cuarzo en la frente.

“Para celebrar el décimo aniversario de cinta ‘Jennifer’s Body’, aquí estoy limpiando los demonios restantes de mi cerebro. Esperando al chamán…”, escribió la actriz al pie de la foto.

 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Megan Fox (@meganfox) el

 

 

Lo bueno es que no sólo “sacó sus demonios” de forma metafórica, sino que habló abiertamente de las terribles consecuencias que le trajo esa película.

“Me estaban pasando tantas cosas en ese momento, que las críticas a la película no estaban en el top (de mi lista de preocupaciones). Porque tenía una relación tan tensa con el público, con los medios de comunicación y con los periodistas, y estaba luchando tanto en ese momento, que eso no me resultó particularmente doloroso. Solo era parte del conjunto”, dijo la actriz de 33 años en entrevista para Entertainment Tonight.

 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Melissa (@miss_peculiar_) el

 

 

Lo que llevó a Meghan al colapso fue convertirse en una figura hipersexualizada:

“No fue solo esa película, era cada día de mi vida, todo el tiempo, en cada proyecto que trabajaba y con cada productor que trabajaba. Eso precedió un punto de quiebre para mí”, confesó Fox.

“Creo que tuve un auténtico colapso psicológico en el que no quería hacer nada. No quería que me vieran. No quería tener que tomarme una foto, salir en una revista, caminar por una alfombra. No quería que me vieran en público porque... creía que se iban a burlar, o escupirme, o que alguien me iba a gritar, o la gente me apedrearía o me atacaría por estar fuera y ser lo que sea”, confesó la actriz de New Girl.

“No me veía perfecta o estaba demasiado gorda o demasiado delgado. Fui estúpida o fui ofensiva. Era un desperdicio de espacio o una mala actriz. Cualquier cosa que se te ocurra, anticipé experimentar eso, porque mi sistema de creencias era que el mundo no me iba a aceptar, así que pasé por un momento muy oscuro después de eso”, agregó.

 

 

 

En otra entrevista para Jimmy Kimmel, Meghan habló de cómo la convirtieron en un símbolo sexual siendo aún menor de edad, cuando participó en la película Bad Boys II del director Michael Bay.

“Estaban filmando esta escena en un club y me llevaron, yo estaba usando un bikini de estrellas y rayas, un sombrero vaquero rojo y tacones de 15 centímetros. Él lo aprobó, y le dijeron ‘sabes Michael, ella tiene 15 años así que no la puedes sentar en el bar y no puede tener una bebida en la mano. Así que su solución fue tenerme bailando bajo una cascada mojándome. A los 15, yo estaba en décimo grado. Así que eso te da una idea de cómo funciona la mente de Michal Bay”, relató la actriz.

 

 

 

Luego de criticar la forma de trabajar de Bay, Megan fue blanco de una campaña de desprestigio por parte de la prensa, ejecutivos y directores cinematográficos, quienes la tachaban de “conflictiva”, “tonta” y “arpía”.

En la misma charla, Fox reconoció que alzar la voz sólo le trajo más problemas, pues en vez de apoyarla, tanto el público como la industria se enfocaron en criticarla y revictimizarla. Incuso prefirió callar cuando comenzó el movimiento #MeToo.

“Tengo mucho qué decir, pero para ser honesta aún me aterra pensar que la gente dirá ‘Bueno ella era stripper, no nos importa. ¿En verdad tiene derecho a hablar de ser sexualizada o aguantar mi*rda en Hollywood? Porque ella misma lo eligió y su historia no es válida’. Así que tengo miedo”, expresó Megan.

 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Megan Fox (@meganfox) el

 

 

Por fortuna, la actriz de ‘Tortugas Ninja’ logró superar la crisis, pues la maternidad le dio una nueva perspectiva sobre la vida:

“Creo que fue necesario quedar embarazada: ese fue el primer avance real en el que mi conciencia cambió y mi mente se abrió y pude ver desde arriba y respirar y asimilarlo. Y luego otro niño, y luego otro niño y con cada niño siento que esa siempre ha sido la puerta de entrada a una mejor versión de mí misma”, sentenció la esposa de Brian Austin-Green.

Mira también: Integrante de Little Mix intentó suicidarse a causa del cyberbullying

¡Qué fuerte! Historias como la de Megan nos recuerdan lo mal que ha estado la industria del entretenimiento por décadas. Por eso es importante que las celebridades sigan contando su verdad, esperando que las cosas cambien para futuras generaciones de artistas.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas