LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
diferencia ligar coquetear acosar

La gran diferencia entre ligar, cortejar y acosar cuando buscas pareja

Las reglas y definiciones del amor han cambiado, pero el respeto siempre está ‘in’

08/10/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Entre los Millennial y los Centennial nos hemos encargado cambiar las típicas reglas del amor. Las definiciones que antes eran claras ahora son borrosas, confusas o se mezclan. Esto provoca que tanto hombres como mujeres nos enredemos a la hora de buscar pareja, cometiendo errores que muchas veces acaban por confundir y hasta ofender al otro. Por eso te explicamos las diferencias básicas entre ligar, cortejar y acosar a alguien.

Gracias a las redes sociales, las líneas entre estos conceptos se han desdibujado. Por ejemplo, a veces creemos que solo estamos conquistando a alguien mientras el otro lo percibe como acoso.

Toma nota para que no te equivoques:

1. Ligar

Es el primer acercamiento que tenemos con una persona con fines románticos o puramente sexuales, ya sea en persona, por redes sociales o alguna ‘date app’. Vaya, que es cuando te presentas y empiezas a hacer plática para ver hasta dónde puedes llegar con ese alguien que te gustó a primera vista. Quizá solo intercambien teléfonos o acaben disfrutando de una sesión de sexo casual, todo depende de qué quieran ambos.

Si lo haces de una forma demasiado directa, agresiva o insistente, podrías caer en el acoso. Debes estar atenta para captar las señales, tanto de aceptación como de rechazo, para entender si debes seguir o si es mejor retirarte con dignidad y sin incomodar.

 

2. Cortejar o conquistar

Es el proceso que sigue al ligue, cuando empiezan a conocerse más a profundidad y sacas tus mejores cartas para que ese alguien corresponda a tus sentimientos e intenciones. Incluye todos esos mensajes, llamadas, citas y detalles para demostrar que quieres algo más que una amistad. Tal como ocurre con el ligue, insistir cuando el otro ya te dejó claro que no tienes oportunidad, cuenta como acoso.

Aquí es donde las generaciones Y y Z nos diferenciamos de otras. Antes era bien visto “no darse por vencido”, “luchar por su amor”, “si ya tienes el ‘no’ ahora ve por el ‘sí” o “me he de comer esa tuna aunque me espine la mano”. Ya nos quedó claro que debemos aceptar el rechazo y respetar cuando no somos bien correspondidos.

 

3. Acosar

Como ya vimos en los dos primeros puntos, el acoso se puede dar tanto en el ligue como durante el cortejo, e incluso cuando ya hay una relación amorosa. El acoso incluye invitaciones persistentes (aunque ya te rechazaron varias veces), mandar ‘nudes’ no solicitadas o mensajes eróticos cuando el otro no te ha dado entrada. Para que lo tengas más claro, checa estas señales de que ya no debes mandarle mensajes a tu crush.

Hay quienes lo llevan más lejos y buscan encontrarse con la persona “casualmente”; eso sí, luego de perseguirlos, averiguar sus horarios, los lugares que frecuenta, stalkear a sus amigos y familia, etc.

Los más extremos y obsesivos llegan a cambiar sus horarios para coincidir, hacerse amigos del círculo cercano de su objetivo, entrar a trabajar al mismo lugar y cosas aún más ‘freak’.

 

En resumen, si alguien ya te rechazó categóricamente una o varias veces, casi todo lo que hagas después podría considerarse acoso. No es “rendirte”, en entender que quizá tu aproximación no es la correcta y si en verdad aprecias a esa persona debes respetarla.

Mira también: 6 actitudes con las que saboteas tus relaciones de pareja tú solita

Estamos en plena época del amor deconstruido, de romper con lo anterior y crear nuestras propias reglas. Pero hay que recordar que el respeto, la dignidad y el sentido común siempre estarán de moda.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas